Relatos

La imaginación me lleva hasta los lugares más inverosímiles, fantásticos y emocionantes.

Pocos días después…
– ¡Ya vienen, ya vienen!, gritó Hugo mientras corría hacía los carruajes que llegaban cargados de mercancías.
Eleonor, con la ayuda de Julia, sacó un cubo de agua fresca y un cazo para ofrecer a los recién llegados.
-Tendréis sed, hace mucho calor. Dijo la anciana…

Leer Más >>

La primera semana de cada mes, preparaban los carruajes para bajar a la Gran Banff y llevar el grano, la leña, el pescado y la carne que previamente habían secado. Más una gran variedad de plantas, frutas, setas, etc. Para venderlas. Y con lo obtenido compraban los víveres que necesitaban. Era un sábado, siete de agosto. Los jóvenes habían manifestado que no querían realizar el viaje, que preferían pasarlo con la abuela E.

Leer Más >>

– Cuenta la leyenda, continuó la abuela, – que cuando un chamán estaba en apuros y necesitaba que la Diosa le ayudara, se acercaba a los picos y esperaba al anochecer. Si era bienvenido, aparecía una luz muy brillante que surgía de la montaña e iluminaba el camino que conducía a la cueva.

Leer Más >>

La pequeña Banff, es un pequeño poblado que se construyó en un valle rodeado de bosques fantásticos y misteriosos en medio de grandes montañas. En este bosque crecen grandes abetos de diferentes especies, pinos, arces, álamos temblones, nogales y muchas especies de plantas y flores, que proporcionan alimento a las ardillas, a los pájaros cascanueces, perdices, arrendajos y carpinteros.

Leer Más >>

Durante los días más duros del invierno, los más jóvenes y pequeños del poblado pasaban las tardes en casa de la abuela. A Eleonor le encantaba contar historias mientras sus invitados disfrutaban de una humeante taza de esa exquisita infusión que cocina con toda clase de frutos del bosque que recopilaba en verano, los deshidrataba y los conservaba, para consumirlos en invierno.

Leer Más >>

Esta semana te traigo, no uno… ni dos… sino tres relatos breves: «El Abuelo», «El Ritual» y «La Caída de un Rey», para que los disfrutes y te haga volar tu fantasía.

Leer Más >>

Por fin, mi hermana y yo habíamos encontrado un piso de alquiler en una zona próxima al centro. Se trataba de un edificio viejo, de los que se construyeron en la época de Franco.

Cinco pisos sin ascensor y dos viviendas por planta. El alquiler se ajustaba a nuestro presupuesto. De lo que no nos informó el de la inmobiliaria, era que en el precio incluía también aguantar a los vecinos.

Leer Más >>

Según él, acababa de cumplir treinta y seis años, noté que su rostro comenzaba a adquirir un gesto de irascibilidad, los ojos parecían salirse de sus órbitas y el tono grave de su voz me sobrecogía…

Leer Más >>

Me acerqué a la taquilla de la estación, pues mi destino final era una pequeña aldea llamada Gutilla. El hombre, que me miraba muy extrañado, me explicó que debía tomar el bus urbano que me llevaría a lo largo de tres kilómetros. Que me apeara en la última parada y desde ese punto, continuara a pie durante dos kilómetros más por un sendero ascendente, hasta llegar a Gutilla.

Leer Más >>

Me encontraba en la biblioteca, buscando misterios de la ciencia, intentando encontrar un tema que me inspirara. Quería que mi novela fuera diferente, enigmática. Era Antropóloga, me dedicaba a la investigación y en mis ratos libres a escribir.

Leer Más >>

De pie, frente al ventanal, sosteniendo entre sus manos una taza de café humeante, se encontraba Laura, extasiada observaba caer la lluvia sobre el jardín. A sus pies, se hallaba tumbado su anciano perro Klaus. Cualquiera pensaría que estaba absorta recordando el pasado, pero no era así. Hacía ya muchos años que había enterrado la mayoría de sus recuerdos.

Leer Más >>

Hacía casi tres años que Alicia trabajaba en esa estación de servicio. Todos los días se preguntaba así misma por qué tenía que aguantar esa situación, no solo porque allí se veía abocada a realizar un trabajo que no requería cualificación alguna, sino que además tenía que aguantar los maltratos de Encarna, la encargada. Una mujer entrada en años, delgaducha, con la piel blanca, de aspecto casi enfermizo, unos dientes de caballo que no armonizaban con el resto de su rostro.

Leer Más >>

En este espacio dejo volar la imaginación, exploro sensaciones y situaciones a las que les doy forma a través de la pluma.

Aquí comparto algunos de los artículos que escribí cuando trabajé en el Diario de Teruel, y otros que espero publicar en el futuro. 

En este espacio comparto algunos aspectos, relacionados con mi experiencia y mi trabajo y que te pueden resultar interesantes.

Aquí expongo algunas de las cuestiones que me suscitan algunas situaciones y que siento la necesidad de expresar.